Construcción y creencias

“Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, estás en lo cierto”, dijo Henry Ford hace ya unos años. 

Estoy convencido de que estas frases te resultan bastante familiares en las obras de construcción. 

Esta es la mejor manera de hacer el trabajo.
No puedo conseguir que el proveedor traiga los materiales cuando me interesa.

Es imposible conseguir los objetivos marcados.

Soy incapaz de hablar con el encargado. 

¿Las creencias son buenas o malas? Las creencias no son ni buenas ni malas, son limitantes o potenciadoras. Las creencias limitantes nos bloquean, impiden avanzar y evolucionar. Por contra, las creencias potenciadoras son capaces de abrirnos a nuevas realidades y posibilidades, permiten sacar lo mejor de nosotros mismos y de nuestro equipo. 

Personalmente definiría creencia como aquello que uno considera como una “verdad absoluta”. Eso que no necesita explicación y justificación, y nadie me va a convencer de lo contrario.  Las creencias condicionan los pensamientos. Los pensamientos generan emociones. Las emociones provocan acciones. Y las acciones generan resultados. Conclusión, nuestras creencias condicionan y generan la realidad que vivimos. 

¿Crees que se puede mejorar la productividad en las obras de construcción?

Utilizar herramientas Lean como Last Planner System ® implica un cambio muy importante respecto a los métodos tradicionales de gestión de las obras. Eso sí, será imprescindible creer que es posible mejorar y para ello será necesario transformar algunas creencias.  

La buena noticia es que las creencias se pueden cambiar y transformar, permitiendo saltar así las barreras que nos ponemos nosotros mismos para crecer y mejorar. 

 

Jorge Mercader

Ingeniero Coach

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *